martes, 4 de julio de 2017

Hendrick Verton

"El maestro Ten Haaf era severo pero justo y era nuestro maestro favorito. Sabía atraer nuestra atención, sobre todo en historia. Dramaticamente, metía su mano en su chaqueta y aprovechaba nuestra imaginación para representar a Napoleón Bonaparte. Conteniendo la respiración, esperábamos las palabras del general corso, como de pie ante las pirámides de Egipto, le dijo a sus soldados: "¡Hombres! ¡Miles de años los están mirando! Lo único que faltaba era el tricornio de Bonaparte. Los estudiantes literalmente bebíamos las palabras de nuestro maestro. Vivimos, temimos y sufrimos las experiencias de Luis XIV y María Antonieta en la época de la guillotina, y la dictadura de los jacobinos franceses. Seguimos la gloria de la Grande Armée en sus batallas en Preussisch-Eylau, Friedland, Austerlitz. "Transpirábamos" en nuestro aula, por el calor del Nilo. Con el moderno Genghis Khan nos "congelamos" en las heladas temperaturas de Smolensk y Beresina. Y estábamos orgullosos de saber que nuestros abuelos también habían luchado con una escarapela roja en la frente de sus gorros de piel de oso. Entonces, en nuestra cálida y acogedora sala de la escuela de los años treinta, no podíamos saber que años más tarde, algunos de nosotros estaríamos congelándonos en esas mismas estepas rusas, y llevando el emblema del Totenkopf, o "calavera". Que Napoleón había dejado atrás una Europa fragmentada, es algo que nunca se nos dijo. Lo que se nos dijo fue que, como héroe nacional y gran emperador de Francia, el lugar de su último descanso era de mármol, y que no estaba muy lejos de los Campos Elíseos. Nuestro maestro estaba convencido de que había sido una bendición para el mundo y que por lo tanto ocupa un lugar muy alto en la historia mundial. Nuestro entusiasmo nos llevaba a recrear lo que habíamos oído sobre este "gran ejército" en la escuela. Al querer imitarlo, marchábamos con rifles y capas de madera, tomando por asalto los terraplenes que rodean los prados."
 (Hendrick Verton, En el fuego del Frente Oriental)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quién tenga algo que decir, dígalo.