martes, 30 de mayo de 2017

30 de mayo - Fernando

Fernando Amorsolo y Cueto (30 de mayo de 1892 – 24 de abril de 1972) fue uno de los más importantes artistas en la historia de la pintura filipina. Pintó retratos y paisajes rurales de Filipinas.
Se destaca por su uso de la luz.


Fernando Amorsolo, Bajo el árbol de mango

Fernando Alegría (26 de septiembre de 1918 - 29 de octubre de 2005) fue un poeta, escritor, crítico literario y académico chileno. Recibió una Maestría en Artes de la Bowling Green State University en 1941 y un doctorado en la Universidad de California en 1947. Fue profesor en la Universidad de California y en la Universidad de Stanford.

Esta mañana, como todos los días, recogí el "San Francisco Chronicle" del jardín, y luego, sentado a la mesa, sorbiendo el café con lentitud, acepté el reto de las letras de imprenta y miré el titular mas grande. La columna negra es hoy un crespón de luto. Leí las palabras con objetividad y dejé, luego, que se asentaran, goteando letra por letra, hasta su último residuo. Después pensé en ellas. Y me pareció increíble. Un flujo de sentimientos angustiosos me sacudió interior¬mente. No, no puede ser. ¿Por que? ¿Por que a él, precisamente a él?
La noticia de una muerte siempre viene con una descarga retardada. La impresión primera es parecida a un desdoblamiento. Una parte de nosotros mismos nos enfrenta y nos repite, esforzándose por convencer¬nos, que la noticia es verídica. A veces nos sorprende —¡cómo no se sorprenderán los demás!— el no sentir ninguna emoción y el no poder expresar ninguna pena que parezca sincera. Nos hacen falta lágrimas y sollozos. Fríos y mudos, nos quedamos meditando. De repente advertimos que la idea de esa muerte ya ha prendido en nosotros, y, al notar que nos hemos acostumbrado a ella, la desesperación estalla y nos vuelca el alma en un vórtice de quejas. Entonces si sabemos que hacer. Sabemos como se llora ante la impotencia. Pero supongamos que el muerto fue un caballo. No una persona que se comportó en vida como un caballo, sino un caballo, un verdadero caballo. Equus caballus. ¿Cómo se reacciona entonces? El que sonría y les cuente el hecho como una simple tontería, se equivoca; se equivoca profundamente.

(Fernándo Alegría, Caballo de Copas)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quién tenga algo que decir, dígalo.