domingo, 14 de mayo de 2017

12 de mayo - Pancracio

Pancrace Bessa ( 1772 – 1846) fue un naturalista, artista de historia natural francés, muy conocido por sus ilustraciones botánicas. Bessa fue estudiante y aprendiz del gran grabador Gerard van Spaendonck y trabajó mucho tiempo con Pierre-Joseph Redouté, algunas de cuyas influencias se muestra en el tratamiento detallado y delicado que Bessa hacía de sus objetos. Fue un expositor regular en los Salones de París entre 1806 y 1831.



Pancracio Celdrán Gomáriz (1942) es un profesor, erudito y periodista español especializado en Historia y Literatura antigua y medieval, Antropología cultural y Fraseología. Ha publicado abundantes libros y artículos de divulgación cultural.


 Dicen los que saben de estas cosas que en cuanto Dios puso al hombre en el mundo aprendió éste a tomar contacto con las cosas, y expresó su complacencia con el elogio, y su disgusto mediante el insulto. El hombre no suele emplear términos medios cuando de enjuiciar las cosas que le atañen directamente, se trata. Su corazón es extremado y pendular cuando de hacerse una idea de sus semejantes se trata, siendo su arma principal la palabra. Quien se pare a pensar entenderá pronto por qué el adjetivo es la parte de la oración gramatical que más nos compromete: ello es así porque dice lo que pensamos, queremos, creemos, esperamos, amamos, odiamos... de los demás. El adjetivo es producto de un examen personal del mundo a menudo doloroso, y la sentencia que da el hombre toma forma de elogio o vituperio. Decimos que fulano es bueno o malo; mengano, guapo o feo; zutano leal o fementido; perengano, listo o tonto; y la vida es una maravilla o una porquería. Decía, lector queridísimo, que el adjetivo es la forma lingüística que poseemos para describir el mundo y expresar la opinión que nos va mereciendo el día a día, la brega de la vida, que es tanto como decir: la lucha, la pequeña pelea diaria. Sabemos que el mundo es ancho y ajeno, como dijera Ciro Alegría, y por ello lo es también el inventario de voces para abordarlo. Lector amigo, convendrás conmigo en que el insulto es uno de los logros de la humanidad parlante.
(Pancracio Celdrán, El gran libro de los insultos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quién tenga algo que decir, dígalo.