martes, 25 de abril de 2017

24 de abril - Fidel

Fidel García (16 de marzo de 1960) Pintor mexicano autodidacta. Su pintura combina el realismo figurativo y el expresionismo abstracto, pidiendo al espectador que experimenten la concurrencia del ser corporal y el espiritual, la coincidencia de la realidad y de la fantasía.
Fidel García, Mascarada


Fidel Prado Duque (14 de marzo de 1891-17 de agosto de 1970). Fue un escritor español de letras de cuplés, biógrafo, guionista y escritor de novelas populares. En la colección de novelitas Servicio Secreto, escribió bajo el seudónimo de F.P. Duke)


Fidel Molina (3 de julio de 1971) Pintor español, su interés por la pintura y la creatividad le llevan a estudiar Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, donde se licencia en la especialidad de Diseño. Tras terminar los estudios se dedica durante muchos años al diseño gráfico de manera profesional. Con un estilo realista, las obras de Fidel Molina encierran una referencia personal, pues proceden de su entorno inmediato. Su objetivo artístico radica en mostrar la realidad que le rodea.
Fidel Molina, La ventana
Fidel Elías es uno de los personajes de la novela Martín Rivas, de Alberto Blest Gana, escritor y diplomático chileno considerado el padre de la novela chilena.

Dijimos que éstos eran tres con el dueño de la casa. Los otros dos eran un amigo de don Dámaso, llamado don Simón Arenal, y el padre de Matilde, don Fidel Elías.Estos últimos eran el tipo del hombre parásito en política, que vive siempre al arrimo de la autoridad y no profesa más credo político que su conveniencia particular y una ciega adhesión a la gran palabra Orden, realizada en sus más restrictivas consecuencias. La arena política de nuestro país está empedrada con esta clase de personajes, como pretenden algunos que lo está el infierno, con buenas intenciones, sin que intentemos por esto establecer un símil entre nuestra política y el infierno, por más que les encontremos muchos puntos de semejanza. Don Simón Arenal y don Fidel Elías aprobaban sin examen todo golpe de autoridad, y calificaban con desdeñosos títulos de revolucionarios y demagogos a los que, sin estar constituidos en autoridad, se ocupaban de la cosa pública.
(Alberto Blest Gana, Martín Rivas)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quién tenga algo que decir, dígalo.