viernes, 2 de diciembre de 2016

Para siempre Cenicienta



Cenicienta, Cenicienta, 
pronto, pronto Cenicienta.
Lava y plancha,
trae la ropa, 
barre y limpia el piso.
Sí, cuando está en la casa, la tienen corriendo
y cuando más no puede, de cansancio,
alguien grita, ¡date prisa Cenicienta!

¿Y todo por qué?
Porque el tonto del príncipe
¡Nunca encontró el zapato!






4 comentarios:

  1. SE me hace extraño que tu un escritor de tantos recursos y que nos tienes acostumbrados a largas y bién ilustradas historias, hoy precisamente que es el dia de la gran fiesta, de los buenos narradores de relatos fantásticos.Pues hoy,que quieres que te diga:Te has quedado muy corto. Con humildad y sin rencor, amable Jenofonte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, Montserrat! Agradezco tus palabras, pero como escritor soy un fracaso, algo que nunca fui y menos todavía seré.

      Eliminar
  2. Pues no debería haber sacrificado su vida por el despiste (o dejadez) de un príncipe (o de mil).
    Corto y con un buen remate.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, si la clave de cuento está en que el príncipe encuentra el zapato y busca a la dueña...

      Eliminar

Quién tenga algo que decir, dígalo.